Archivo de la categoría: Miami

Más Miami!

Mi semana partió con la clase de natación de los niños, así que a aprovechar la piscina obligada! El resto del día fue relax, almorzamos con unas amigas de la Hui y jugar con los niños. El día siguiente era día de aseo, así que me quedé sola con los niños, hicimos plumones (marcadores) o como decían ellos nos dedicamos a hacer colores. Es una maquinita genial donde tú mezclas el amarillo, rojo y azul y vas armando distintos colores. Obvio que después nos dedicamos a dibujar y me sentí una artista! Estaban todos felices porque yo sabía dibujar tantas cosas: butterflies, spiders, monkeys!! Ni les cuento mis dibujos jajajaja los que me conocen van a entender, pero ellos supieron entender mi arte abstracto y deforme!

A natacion con los goggles! Y haciendo colores :D
A natacion con los goggles! Y haciendo colores 😀

En la tarde el panorama era ir a ver una película con más gente, y fue genial, vimos Insideout (Intensamente) y la recomiendo 100%, creo que los adultos la disfrutamos más que los niños, para los que no la conocen, creo que logran explicar el funcionamiento de nuestras mentes, pero presentado de manera más didáctica. Esa noche acompañé a la Hui a la despedida de una de sus amigas que volvía a Chile, ahí pude compartir más con sus amigas y son todas muy buena onda.

Mi tercer día durante el día fue bien relajado, clases de natación en la mañana, un poco más de piscina para mi mientras la Hui tenía práctica de coro (obviamente me mantuve alejada de esa práctica, por el bien de todo el mundo) y jugar en la tarde. Pero el evento del día fue el partido Chile – Uruguay en la noche, lo vimos en la casa de la Hui y vinieron unos amigos a comer: la Leo y el señor Tom,  estuvo genial!!

Juntas y juegos!
Juntas y juegos!

Otro día partimos a un jardín botánico, Fairchild, muy lindo, lo ideal es recorrerlo caminando, pero dado el calor y que andábamos con los niños, nos subimos a una especie de tren/carro de golf. Es muy grande, con vegetación de distintas partes del mundo, lagunas y un mariposario, que todos disfrutamos. El regreso fue un poco caótico eso sí, porque le dijimos a los mellis que íbamos a ir a comprar todos los adornos para su cumpleaños y cuando llegamos a la tienda estaba cerrada por remodelación, los niños juraron que eso significaba que el cumpleaños estaba cancelado, no hubo forma de hacerlos entender que íbamos a volver otro día, a los pobres se les rompió el corazón. Igual todo se arregló más tarde, cuando fuimos al cumpleaños de una compañera del hijo mayor de la Hui.

Fairchild tropical botanical garden.
Fairchild tropical botanical garden.

Y así se me fueron acabando los días en Miami, al día siguiente fuimos a almorzar a la casa de una amiga de la Hui, y bueno les debí haber descrito antes un poco donde vive la Hui, pero en resumen es una isla muy residencial de Miami y que tiene toda la pinta de pueblo chico: es seguro, se puede ir en bici o caminando a la mayoría de los lugares y… la gente anda en carritos de golf. Muy ñoña yo porque ese día anduve en carrito de golf y fue emocionante jajajajaja. Ese día los mellis amanecieron un poco resfriados así que no hubo clases de natación y en la tarde baje solo con Juanito (el mayor) a la piscina, no sé cómo pero logré entretenerlo todo el rato!

key 5

El sábado fuimos a un cumpleaños/asado a un parque que queda en la orilla de la playa y que está lleno de pájaros! Pero antes de eso, Juan nos regaló la mañana a mí y a la Hui, así que bajamos solas a la piscina 😀 Volviendo al cumpleaños, al comienzo me dio nervio que fuera en el día por el calor, pero el lugar estaba lleno de árboles y teníamos un techo, así que fue genial, los niños jugaban felices y los grandes también disfrutábamos. Ahí me encontré con una compañera de la U de mi hermana, fue divertido. Además pude ver un pavo real con su cola abierta, no han sido muchas las veces en mi vida en que he visto eso, así que genial! Cuando llegamos ya era casi de noche y antes de subir al departamento pasamos por la piscina, los niños (y yo!) estábamos felices! Y bueno, acá me sorprendí a mí misma, Agustín (uno de los mellis) después de un día lleno de emociones y comida empezó a toser y la Hui me dice: Va a vomitar! Así que rápidamente lo pesco, salimos de la piscina y vomitó, lo sorprendente es que yo no colapsé! Los que me conocen saben que yo arranco y colapso en este tipo de situaciones jajajajaja, así que prueba superada!

Piscina, asado y un pavo real!
Piscina, asado y un pavo real!

Y así pasó mi última semana en Miami, el domingo bajamos todos a la piscina y después salimos a almorzar con la Leo y Tomás (a la Leo en verdad la vi casi todos los días), en verdad el tiempo se me pasó volando, me encantó haber vuelto y ver como estaba la Hui, y debo decir que los niños son geniales, cariñosos y muy obedientes. Hui demasiadas gracias por esos días, lo pasé increíble y ya quiero volver a verlos a todos!!

Gracias por todo!!
Gracias por todo!!
Anuncios

Miami

Acabo de terminar de escribir mis días en Miami y me di cuenta que quedó demasiado largo, así que los voy a dividir en dos partes: primero mis últimos días con la Caro y después los días con la Hui y su familia.

Después de una movida noche por fin llegamos a nuestro súper hotel en Miami. Cómo nuestras piezas no estaban listas partimos a disfrutar de las piscinas del hotel (si! Tenía más de una piscina). En verdad no aguantaba mucho al sol, así que cada dos segundos partía al agua. Así como para que cachen cuando fue todo esto, fue el día del partido de Chile con Bolivia. Para eso fuimos a un restaurant donde pudimos disfrutar el triunfo 🙂

El hotel y el triunfo de Chile.
El hotel y el triunfo de Chile.

Cómo habíamos tenido un día intenso de sol, el sábado partimos tempranito de shopping, y almorzamos en el cheesecake factory. Lo escribo porque yo, la muy huasa, nunca había ido a uno y en verdad la cantidad de cheesecakes que tienen es impresionante, me demoré mucho en elegir sólo uno. Cuando regresamos al hotel se nos ocurrió que no hacía tanto calor y partimos caminando desde el hotel hasta Lincoln Road. Obviamente después de un par de cuadras caminando me di cuenta que era sólo una ilusión después de tanto aire acondicionado, seguía haciendo mucho calor. Pero no me arrepiento, fue muy entretenido! Pude ver un poco más del look de Miami, encontré que tenía un look medio retro, además la primera parte la hicimos por una especie de camino que hicieron a la orilla de la playa y bueno mientras caminas te encuentras con todo tipo de personajes, como un chico (que estaba en su mundo) y nos empezó a hablar de lo “good looking” que era  él, que porque nosotras nos maquillábamos tanto (nótese que andábamos con anteojos de sol y cero maquillaje), al comienzo era divertido y después se puso molestoso, así que cambiamos de vereda, pero seguimos encontrándonos con el por un rato, y cada vez que nos veía nos decía “Hey! Its you girls!” y se reía.

Lincoln Rd y Ocean Dr.
Lincoln Rd y Ocean Dr.

Bueno volviendo a la caminada, Lincoln Rd. es una calle, mayormente peatonal con tiendas y restaurants (a la que volvimos en la noche para comer algo), me gustó bastante. De ahí seguimos caminando hasta Ocean Drive, que queda al lado de la playa y está llena de restaurants más tipo bar, donde servían tragos en copones gigantes y al frente había un mini parque, donde hasta patinaban, como en las películas. Llegamos hasta donde estaba la casa de Gianni Versace  y donde fue asesinado en 1997.  Ese día después de comer nos tomamos unas copitas de champaña en el bar del hotel, fue de lo más entretenido ver la producción de la gente que iba! Me sentí cero producida jajajajaja  y esa fue mi última noche con la caro 😦 debo decir que fueron días geniales y me encantó haber compartido esa semana con ella.

La antigua casa de Versace.
La antigua casa de Versace.

Al día siguiente fue muy relax, un poco de piscina, pasteles con diseño y mucha conversa con la Caro hasta que fue la hora de despedirnos, ella partió al aeropuerto y yo me junte con la Hui (mi amiga del colegio que vive en Miami con su familia). Todavía me queda una semana más de verano antes de irme a Australia!

Postres con diseño y la última noche! Gracias amiga por todo!
Postres con diseño y la última noche! Gracias amiga por todo!

La siguiente semana fue un estilo completamente distinto y me sorprendí a mi misma! Ya se van a ir dando cuenta más adelante.

Cruceando por las Bahamas

Y así empieza una nueva aventura, después de 7 meses en Chile (casi los mismos que estuve viajando el año pasado), en los que me dediqué a compartir con mi familia y mis amigos, llegó el momento de partir. La gran aventura de este año va a ser Australia, pero antes me tomé unas vacaciones con una de mis mejores amigas de la vida y es con lo que voy a partir. Las despedidas para este viaje fueron distintas a las que tuve el año pasado, como que todo se vino encima y no organicé nada formal y de hecho, la despedida con mi familia no fue en el aeropuerto, sino que fue el día anterior en la casa de mis papás, donde estábamos celebrando el bautizo de mi sobrino, ya que yo tenía que estar de madrugada en el aeropuerto, esa noche terminé casi pasando de largo, porque obvio que no tenía todo listo!! Después del bautizo partí con la titi (mi hermana) directo al supermercado a comprar las últimas cosas que me faltaban y a la mañana siguiente me pasó a buscar otra de mis mejores amigas. Dada la hora en que estábamos en el aeropuerto la foto de despedida que nos sacamos fue censurada, parecíamos más zombies que personas, así que acá les dejo una fotito del bautizo mejor.

Bautizo!
Bautizo!

La idea de este viaje salió gracias a que buscando pasajes baratos para viajar a Australia se me ocurrió revisar mi estado de cuenta en dos alianzas de aerolíneas y en ninguna me alcanzaba un pasaje directo, pero si por tramos, así que gracias a Cencosud y a Hites pude llegar a Melbourne usando solo kilómetros, haciendo una pequeña escala en Miami.

Nuestro viaje partió con un pequeño atraso de dos horas donde nos tuvieron sentadas en el avión! Yo estaba tan muerta que me quedé dormida! Estaba realmente agotada, había sido una semana muy linda y llena de despedidas y juntas varias, pero ya quería llegar a Miami y dormir por 8 horas seguidas. Cuando llegamos a Bogotá estábamos un poco estresadas, porque se suponía que nuestro vuelo de conexión partía mientras estábamos aterrizando, pero cuando llegamos corriendo a la puerta vimos que teníamos otro par de horas de atraso. Cuando por fin abordamos el avión y revisan mi tarjeta de embarque piteo de manera rara, yo ya veía que me decían algo por el estilo “Lo siento, el vuelo está lleno”, pero no!! Me regalaron un upgrade así que el trayecto Bogotá-Miami me lo dormí enterito en primera clase 😀

Llegamos muertas a Miami, así que apagamos tele y a dormir hasta el día siguiente que iniciaba nuestro crucero por las Bahamas y Key West. Yo igual estaba emocionada porque era mi primer crucero! Según la Caro y otros que conocimos en el barco, este era un poco más viejo y no tan grande, pero yo lo encontré realmente gigante y cuático, ni me imagino cómo serán los otros.

El crucero!
El crucero!

El primer día fue más que nada explorar el barco y disfrutar de la piscina. Después de viajar toda la noche (no sentí que se moviera nada!) llegamos temprano a Nassau, la capital y ciudad más grande de las Bahamas, ubicada en la isla de New Providence. Lo primero que hicimos fue recorrer el pueblo, y lo encontré un poco abandonado, como que había muchas tiendas vacías, daba la impresión que antes tuvo más vida. Fuimos a la parte “centro”, donde estaba la plaza, los edificios administrativos y todo estaba como en tonos pasteles. De ahí caminamos al fuerte Fincastle, construido el año 1793,  el cual al estar ubicado arriba de un minicerro, tiene una vista muy buena de la ciudad. Después del mini auto walking tour, colapsamos con el calor y partimos a la playa. Para eso nos fuimos a Paradise Island (la misma donde está el típico resort de Atlantis) y tengo que decir que la playa era exquisita!

Paseo turistico por Nassau, mi cara en la primera foto es por una escalera gigante que hay atrás y que tuvimos que subir.
Paseo turistico por Nassau, mi cara en la primera foto es por una escalera gigante que hay atrás y que tuvimos que subir.

Esa noche en el crucero era la noche formal, me sentí como en una película, había de todo, gente vestida normal, pero había otros muy producidos. Fue entretenido producirse un poco. El día siguiente lo pasamos casi todo el día echadas en la playa del crucero, disfrutando del sol. Debo decir que me gustó más la playa de Nassau que esta mini isla. Así que cuando colapsamos del sol, regresamos al barco y jugamos Bingo, no sé porqué pero me encanta jugar bingo, obvio que no gané nada de nada, pero igual estuvo entretenido, aparte que no era la típica línea y cartón lleno, como que hacían combinaciones raras.

Fotos del día anterior, en la playa de PAradise Island.
Fotos del día anterior, en la playa de PAradise Island.

El último día de crucero fue Key West y me gustó!! Tiene toda la pinta como de pueblo chico y a pesar del calor era muy caminable. Estaba lleno de restaurants, galerías de arte, tiendas y estaba casi todo pintado en colores más pasteles. Fuimos a la casa de Ernest Hemingway y al Southernmost point, que más que nada es una boya que se supone que marca uno de los extremos de Estados Unidos, pero después descubrí que no es así. Para terminar nuestro día en Key West obvio nos tomamos unos mojitos. Esa fue nuestra última noche en el crucero y fue cuático como se movía!! Cuando caminaba era como andar curada, no me gustó mucho la sensación, debe ser terrible estar en un tormenta arriba de un barco.

Key West, donde encontre un Margaritaville :)
Key West, donde encontre un Margaritaville 🙂

Uy me alargué un poco. En resumen, me gustó la experiencia del crucero, a veces me colapsó un poco lo gringo que era todo, pero lo tome de manera positiva y me reía. En el próximo post les voy a contar de mi semana en Miami!!

Con la Caro! :D
Con la Caro! 😀